fbpx
que es el refuerzo positivo en ninos y ejemplos 5001 orig Refuerzos positivos y negativos

Refuerzos positivos y negativos

En esta entrada hablaremos de los famosos “castigos”. En primer lugar, vamos a eliminar este término, el cual elude a una estrategia de corrección de la conducta anticuada y poco educativa. En su lugar, podemos utilizar el término “consecuencia”.

Cuando hablamos de comportamientos negativos en los niños y niñas, debemos entender diferentes aspectos y características tanto del menor como del supuesto comportamiento negativo que ha tenido. En este sentido, debemos conocer la personalidad, educación y manera de actuar del menor, para, en primer lugar, tratar de entender la razón que le ha llevado a ejercer dicho comportamiento. Así mismo, deberemos tener un cuenta y respetar la etapa de madurez en la cual se encuentra, al igual que el estado emocional en ese momento.

Es importante entender que en muchos casos, los actos negativos que llevan a cabo los niños y niñas tienen como base la propia ignorancia. Debemos discernir en qué casos este acto viene producido por una superación de los límites de manera consciente o no, y actuar específicamente en cada caso, siempre mediante la vía del diálogo.

Siempre es recomendable llevar a cabo refuerzos positivos sobre las conductas que consideramos correctas o deseables en los niños y niñas. Estas son mucho más efectivas además de demostrar al menor que somos justos con su comportamiento, tanto cuando es positivo como cuando es negativo. Este refuerzo positivo debe estar acompañado de una explicación de dicho comportamiento, así como ánimos a seguir esa línea de conducta.

En los casos en los cuales realicemos un refuerzo negativo de la conducta, en cuanto a las consecuencias a decidir, es necesario, siempre que sea posible, que la consecuencia suponga una acción reparadora relacionada con el daño ejercido, de manera que haremos entender al menor que sus actos tienen consecuencias negativas en otras personas o materiales, y que a pesar de su error, debe tratar de enmendarlo siempre que sea posible. Esta consecuencia es importante que sea consensuada con el menor, de manera que se implique y entienda por qué está realizando una acción reparadora.

Finalmente, podemos resumir las reglas básicas para las consecuencias por comportamientos negativos:

  • El refuerzo positivo siempre funciona mejor que el negativo
  • La consecuencia debe estar consensuada con la persona que ha llevado a cabo el comportamiento negativo
  • La consecuencia debe basarse en la reparación del daño ejercido, siempre que sea posible.
  • Abrir un puente comunicativo con el menor y tratar de entender la razón que le ha llevado a cometer ese acto.
  • Proporcionar un ambiente de confianza en el cual podamos aconsejar al menor en cómo actuar la próxima vez que se encuentre en una situación similar.
  • En caso de haber dañado a otra persona, no debemos obligar a pedir perdón. Debemos invitar a hacerlo siempre que el niño o niña sienta realmente el sentimiento de pedir perdón.
Scroll al inicio
Escanea el código