fbpx
insta Instagram en la adolescencia, ¿un peligro inevitable?

Instagram en la adolescencia, ¿un peligro inevitable?

La red social Instagram, perteneciente a Facebook, tiene más de 1000 millones de usuarios activos mensualmente en todo el mundo. En España, más de la mitad de adolescentes tiene uno o más usuarios en esta red social.

Por otro lado, un informe de Facebook sobre Instagram filtrado por error a la prensa, destaca que “el 32% de las mujeres que utilizan Instagram se sienten peor con sus cuerpos”. Ferran Lalueza, profesor e investigador de Estudios de Ciencias de la Información y Comunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), afirma: “Cada vez hay más estudios que alertan de que Instagram puede afectar negativamente a la salud mental de los usuarios, particularmente de las adolescentes”.

Por tanto, ¿es Instagram una red social segura y adecuada para los y las adolescentes? La respuesta no es sencilla. En primer lugar, cabe destacar la importancia de una buena educación sobre la utilización de internet y las redes sociales. Valores como el respeto, el rechazo al ciberacoso o la privacidad y la intimidad son básicos para poder utilizar estas herramientas de comunicación de una manera sana y segura. Por otra parte, en cuanto a redes sociales se refiere, la autoestima juega un papel fundamental, especialmente en momentos de cambios y alta presión social como es la adolescencia.

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con los peligros de las redes sociales. Cabe destacar que Instagram se ha convertido en un medio de comunicación clave en el desarrollo social en la adolescencia, que incluso algunos docentes utilizan con función pedagógica. Un gran número de adolescentes realizan un uso adecuado y seguro de las redes sociales, las cuales les han permitido mantener contacto con amigos que no viven en su misma ciudad, por ejemplo.

Entendemos pues, que, como en la mayoría de los casos, las nuevas tecnologías pueden proveernos de grandes avances sociales, así como pueden llegar a ser muy perjudiciales, especialmente en colectivos vulnerables como en este caso los adolescentes.

Como conclusión, Instagram se trata de una red social tóxica para los menores, debido a la escasa educación sobre el uso de las redes sociales y al algoritmo de la propia aplicación. Para conseguir hacer un uso adecuado y seguro de ella, debemos asegurarnos de que los adolescentes conocen su peligrosidad, en caso de que quieran utilizarla. Resumiendo en los siguientes puntos los peligros principales de esta aplicación:

  • Se da una enorme importancia al físico.
  • Normalmente no se expone la realidad de las vidas de los usuarios, si no una vida aparentemente “perfecta”. Esto lleva a grandes frustraciones y a una competitividad insana.
  • Está muy direccionada a la adolescencia.
  • Es altamente adictiva. Su interfaz y funciones hacen muy difícil cerrar sesión, y están programadas para obtener una alta atención del usuario.
  • Falta de control por edad. Como casi todas las redes sociales, cualquier persona puede mentir en sus datos personales para crearse un usuario.
  • El botón “Me gusta” lleva a los usuarios a tener en cuenta la aceptación de sus seguidores, produciendo una alta frustración y comparaciones dañinas.
Scroll al inicio
Escanea el código