fbpx
22 Educación en la comunicación asertiva

Educación en la comunicación asertiva

La comunicación es el eje principal de la civilización. Desde hace miles de años, el ser humano ha desarrollado cada vez más su capacidad comunicativa, desde los inicios del lenguaje verbal y escrito hasta los mensajes instantáneos en las redes sociales como tenemos hoy en día.

En muchas ocasiones hemos oído hablar de la necesidad de una comunicación asertiva pero, ¿qué es realmente la comunicación asertiva y por qué es importante en la educación?

Como sabemos, la etapa de crecimiento de una persona es un momento en el cual se moldea la personalidad, valores y aptitudes de una persona. La manera en la cual nos comunicamos con una persona durante su infancia y adolescencia es un punto clave en el desarrollo de las habilidades comunicativas y valores como adulto. Teniendo en cuenta que el lenguaje y la comunicación son un eje transversal al desarrollo social de una persona, debemos prestar especial atención al tipo de comunicación que utilizan los adultos con los menores.

La propia definición de comunicación asertiva puede variar entre autores, entendiendo por norma general que se trata de una comunicación cuyo objetivo es el del respeto y empatía hacia las emociones. El destacado psicólogo, periodista y escritor David Goleman concluye: “la comunicación asertiva es la capacidad para reconocer los sentimientos propios y los de los demás, motivarnos a nosotros mismos, para manejar acertadamente las emociones, tanto en nosotros mismos como en nuestras relaciones humanas”.

La comunicación asertiva debe ser transversal a las competencias y ámbitos trabajados en el aula, así como a la comunicación intrafamiliar. Se trata de poner el foco en la empatía y la honestidad, aunque a veces nos lleve más tiempo de ejecución del mensaje por parte del emisor. Los adultos, en muchas ocasiones, tienden a simplificar el mensaje a menores por el falso prejuicio de su falta de entendimiento y experiencia. Sin embargo, los resultados de una comunicación asertiva pueden enriquecer significativamente la percepción de la comunicación en el niño o niña, presentándose como un proceso de intercambio de información y emociones en pos de un beneficio mutuo.

Para poder entender mejor la asertividad, veamos el siguiente ejemplo: imaginemos en una escuela un niño o niña que quiere ir al patio descalzo. En muchas ocasiones, el docente tiende a indicar simplemente que “al patio no se puede ir descalzo”. Si realizamos una comunicación asertiva adecuada, sustituiremos el mensaje por “no podemos ir al patio sin zapatos, ya que hay piedras y nos podemos hacer daño o rompernos los calcetines”.

En una comunicación asertiva el docente transmitirá siempre con claridad lo que quiere, utilizando un tono tranquilo y firme. Es importante relacionar las acciones con sus consecuencias, no con el chantaje.

Un ejemplo para infantil: en el caso de que un niño no quiera calzarse para salir al patio, se le explicará que si no lo hace se mojará los pies porque ha llovido y que puede lastimarse con las piedras. Una comunicación no asertiva sería decirle que si no se calza se quedará una semana sin recreo o sin jugar.

Scroll al inicio
Escanea el código